Tickets Vale Más: El fraude que le sigue costando millones al Estado

En total, deberán desembolsarse más de 44 millones de pesos más intereses para pagar los honorarios de los abogados querellantes.

En 2006 una denuncia destapó uno de los fraudes al Estado más escandalosos que tuvo la provincia en su historia. En ese entonces, se conoció la maniobra de corrupción que se llevó adelante con los tickets Vale Más. Diéciseis años después este caso le sigue generando un gasto millonario a la provincia, ya que debe pagar los honorarios de los abogados que defendían a los acusados.

Esto ocurre porque en 2017 la Suprema Corte revocó un fallo del Tribunal de Cuentas -que imponía cargos millonarios- a los exfuncionarios que había encontrado responsables del fraude. A raíz de esto, el máximo tribunal impuso el pago de las costas (gastos) a la Provincia.

Los denunciantes del caso culpan directamente por esta situación al organismo que audita las cuentas públicas por hacer la “vista gorda”. En ese entonces estaba presidido por Carlos Salvador Farrugia, en tanto que el juez de la Suprema Corte, Julio Gómez, de extracción peronista, se desempeñaba como secretario relator.

En números

Según los datos aportados por la Fiscalía de Estado, hasta el momento se han pagado unos $29,9 millones. Mientras, en trámite para pagar con el presupuesto 2020, figuran $11,6 millones. Por último, sin liquidar, con el trámite iniciado pero sin turno de pago, aparecen $1,8 millones más intereses.  Es decir, que deberán desembolsarse 43,4 millones más intereses para pagar a los abogados.

Los cálculos de los intereses se hacen a través de la tasa activa del Banco Nación que ronda entre un 60% y 70% anual.

Basta con mirar el registro de sentencias que publica el organismo de control para conocer los detalles de los montos. Entre ellas, este año deberán depositarse $1,6 millones más intereses abogado al Carlos Marziali, defensor y familiar de uno de los acusados que -curiosamente- es su homónimo.

Marziali fue auditor interno y fue uno de los dos que salvó el polémico fallo del Tribunal de Cuentas.

La denuncia formal por el caso “Vale Más” se realizó en el 2006. Según los cálculos de ese momento, el desfalco había sido de $50 millones de pesos. Para dimensionar, esa cifra rondaría los $700 millones en la actualidad.

Por qué a Mendoza le sigue costando millones la corrupción

El exjuez de la Suprema Corte, Alejandro Pérez Hualde, que fue uno de los firmantes del fallo que revocó la decisión del Tribunal de Cuentas, recordó el caso y explicó por qué la provincia tiene que hacerse cargo de las costas.

En primer lugar, recordó que el organismo tuvo un fallo que fue “extemporáneo”, ya que se extendió de los plazos que establece la Constitución para juzgar las cuentas públicas.

“El Tribunal de Cuentas estuvo lerdo en la investigación y se le pasó el plazo de un año para juzgar. No actuó con la celeridad que exige la Constitución”, indicó Pérez Hualde.

Teniendo en cuenta la tardía reacción del organismo – que audita las cuentas públicas- el exintegrante del máximo tribunal explicó el motivo por el que la provincia gasta en honorarios de los acusados.

“El Código Procesal Civil nos obliga a pronunciarnos sobre quién asume las costas del proceso. Tenemos la obligación de imponerlas al que pierde, en este caso al Estado”.

Uno de los que se lamenta por este gasto del erario público es el denunciante del caso, Alberto Monetti, que estuvo a cargo del programa de los tickets desde el 2006.

“Lamento que el Estado financie el honorario de los abogados. Esto lo tendrían que pagar de su bolsillo los que estaban a cargo del Tribunal de Cuentas. Cuando nos multaron no tuvimos otra opción que recurrir a la Justicia”, explicó Monetti.

Además el exfuncionario recordó que en dos oportunidades su abogado le ofreció al organismo que retirara los cargos para que la provincia no pague las costas, pero las autoridades no quisieron negociar.

“Estaban ensañados. Siempre el interlocutor del Tribunal de Cuentas era el juez Julio Gómez”, añadió Monetti.

El caso Vale Más

En el año 2000, durante el gobierno de Roberto Iglesias se implementó el programa de los tickets Vale Más para asistir a las familias afectadas por la crisis. Pasarían 6 años hasta que Monetti descubriera la utilización de fondos sin autorización a través de tickets paralelos, firmas adulteradas y planillas falsas de beneficiarios.

Los tickets eran aceptados como forma de pago en los comercios para que los más necesitados pudieran comprar mercadería. Luego, el comerciante debía cobrarle al Estado. El problema fue que hubo beneficiarios truchos, algunos falsificaban las firmas para acceder a esa asistencia, mientras que otros directamente cobraban en efectivo, ya que figuraban en padrones falsos.

Monetti se hizo cargo del programa en 2006 y lo llamativo del caso fue que el Tribunal de Cuentas lo sancionó a él también por las irregularidades. En 2017, la Corte revisó su fallo y exculpó al exfuncionario.

Lo cierto es que por este caso se abrieron cuatro causas penales, tres de ellas relacionadas al modus operandi y la cuarta vinculada a la responsabilidad de los funcionarios que no implementaron los mecanismos de control para impedir la estafa. En 16 años, solo hubo un condenado: el excoordinador del programa, Lorenzo Caliri. El exfuncionario fue acusado de “malversación de caudales públicos en la modalidad de peculado”. Sin embargo, no fue preso por este delito, ya que se lo condenó a dos años y cuatro meses de prisión en suspenso, y además se lo inhabilitó  para a ejercer cargos públicos.

Fuente El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados