Tras el paro vuelve la confrontación con los gremios/CRISTINA

Las centrales sindicales opositoras amenazaron con un paro de 36 horas y una marcha a Plaza de Mayo

Las centrales sindicales opositoras aseguraron que el paro de hoy “fue contundente”, aunque no pudieron precisar el porcentaje de adhesión a la medida de fuerza en demanda de cambios en el pago del Impuesto a las Ganancias, al tiempo que amenazaron con lanzar una huelga de 36 horas y una marcha a la Plaza de Mayo para el 15 de abril.

FOTO:Dirigentes gremiales opositores analizan el paro de actividades
En una conferencia de prensa encabezada por el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y el secretario de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, el gremialista camionero admitió que “hoy podemos decir con enorme satisfacción que hemos interpretado el reclamo de la gente, pero es imposible sacar un porcentaje del acatamiento”.En una sala colmada por barras de camioneros y de otros sindicatos aliados, Moyano sostuvo que “el paro fue contundente” y además destacó la adhesión de “muchos trabajadores que se plegaron al paro a pesar de que sus organizaciones gremiales no convocaron” a esta medida de fuerza.

“Esperamos con humildad y responsabilidad que este reclamo sea interpretado por quienes tienen que dar respuesta”, afirmó el secretario general de la CGT disidente quien asimismo consideró que la posibilidad de una futura medida de fuerza de 36 horas para el próximo mes “está más para el sí, que para el no”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de un acercamiento con los gremios más afines al Gobierno, Moyano manifestó que “las puertas de la CGT están abiertas para cualquiera que quiera participar de la lucha”.

En ese sentido, Luis Barrionuevo agradeció al titular de la CGT, Antonio Caló, porque el líder metalúrgico dio libertad de acción a los trabajadores de su gremio aunque esa central obrera no adhirió al paro de 24 horas propuesto por el sindicalismo opositor.

En una posición ya tomada, el líder gastronómico lanzó su propuesta de un próximo paro de 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo porque “este es el tercer paro que realiza el conjunto del movimiento obrero y en ningún momento el Gobierno acusó recibo”.

La propuesta de Barrionuevo tuvo una buena recepción de los líderes de las otras centrales sindicales y así lo remarcó el titular de la Confederación Argentina del Transporte, Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), al señalar que “se ha parado porque hay un malestar general contra este gobierno y estamos abiertos a un plan de lucha”.

“No queremos pagar más ganancias hasta que no graven a otros sectores como la renta financiera”, fustigó Schmid.

Por su parte, Micheli calificó la huelga de hoy como “histórica” y cuestionó al gobierno nacional por “aplicar un ajuste contra los trabajadores cuando hay algún problemita económico”.

Sobre la polémica generada por la metodología de piquetes en los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires y en las rutas del país llevada adelante por sectores de izquierda, Moyano y Barrionuevo evitaron expresarse al respecto y fue Micheli quien salió en su defensa.

“Nosotros ejercemos el derecho a huelga porque (el Gobierno) cerró los canales de diálogo”, aseveró Micheli visiblemente molesto y remató: “A los que quieren ir a trabajar no le vamos a garantizar nosotros el transporte”.

Además, les pidió a quienes quieren ir a trabajar en un día de paro que “piensen en los que menos ganan y en la situación del país”, en contraste con el reclamo por el impuesto a las ganancias que pagan los trabajadores de más altos salarios, eje central del reclamo de hoy.

A pesar de la crítica del titular de UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas, a los gremialistas que no convocaron al paro, la conferencia de prensa finalizó con el grito de la barra “hay una sola CGT” y la advertencia de que el sindicalismo opositor va a “copar la Plaza”.

No participaron de la conferencia de prensa los secretarios generales de la UTA, Roberto Fernández y de La Fraternidad, Omar Maturano, respectivamente, quien en un principio habían convocado al paro de los gremios de transporte.

Antes de la conferencia, Barrionuevo anticipó que en el próximo Comité Central Confederal de la CGT se analizará la posibilidad de profundizar el plan de lucha que contempla un paro de 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo para el próximo 15 de abril.

La Presidenta cuestionó el paro y reclamó «solidaridad» 

«Siento mucha vergüenza como argentina de que estas cosas sucedan en nuestra Patria, porque estamos perjudicando a muchos argentinos y no es justo», enfatizó Cristina Kirchner en La Matanza.

La Presidenta cuestionó el paro y reclamó "solidaridad" La Presidenta fustigó el paro de este martes. Foto: NA/Marcelo Capece.

La presidenta Cristina Kirchner encabezó este martes un acto en el distrito bonaerense de La Matanza en el que aseguró que le dio «mucha vergüenza como argentina» el paro general, destacó que tiene «espaldas» para «bancar» más protestas y subrayó que el oficialismo va «a seguir siendo Gobierno».

«Siento mucha vergüenza como argentina de que estas cosas sucedan en nuestra Patria, porque estamos perjudicando a muchos argentinos y no es justo, porque en el fondo todos sabemos que no se trata de reivindicaciones obreras, sino de oposición», sostuvo la mandataria.

Durante su discurso emitido por cadena nacional, la jefa de Estado afirmó que «todo el mundo tiene derecho a ser opositor, hasta un dirigente sindical», pero cuestionó que hayan decidido «ir a presionar a un Gobierno». No obstante, aseguró que si los gremios opositores deciden realizar otra huelga va a «seguir bancando» y agregó: «Esta en especial me siento con espaldas para bancarla».

«Quienes se sientan representantes de la voluntad popular lo que tienen que hacer es presentarse a elecciones, pero no llevar a actitudes que le hacen mucho mal a los trabajadores», subrayó Cristina Kirchner. Con esas palabras, la Presidenta se dio pie a hacer una nueva alusión a las elecciones que definirán quién será su sucesor para el período 2015-2019.

«Yo no quiero que el día de mañana cuando no esté en el Gobierno, que estoy segura de que no va a suceder porque vamos a seguir siendo Gobierno, no quiero sinceramente ver a ningún trabajador, ningún dirigente sindical tener que convocar a un paro porque bajaron los salarios», resaltó.

Desde el campo deportivo y recreativo «Juan Domingo Perón», la Presidenta anunció también que instruyó a la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, para que destine «700 gendarmes, efectivos policiales y 40 móviles en (los barrios de La Matanza) San Petesburgo, Puerta de Hierro y San Alberto».
Buenos Aires, NA.

 

Aníbal Fernández aseguró que «es irresponsable» hablar de un nuevo paro

El jefe de Gabinete se refirió de esa manera a la posibilidad de un nuevo cese de actividades, esta vez por 36 horas, propuesto ayer por el líder de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y respaldado por el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano.

No obstante, el funcionario nacional aclaró, en declaraciones que formuló esta mañana a la prensa al ingresar en Casa de Gobierno, que «por suerte escuché a Facundo Moyano «descalificando» esa posibilidad, lo que «me satisfizo, porque significa que alguien piensa».

Temas relacionados