Tras el reproche de Félix, el justicialismo suprimió el acuerdo electoral con Cassia

Para el sector de Omar Félix, la reunión fue satisfactoria

Para el sector de Omar Félix, la reunión fue satisfactoriaEl FPV no llevará listas colectoras en Guaymallén y Las Heras, lugares donde se había sellado una alianza entre los intendentes peronistas Alejandro Abraham y Rubén Miranda y el candidato a diputado nacional de Compromiso Federal.

 

La cúpula del PJ mendocino acordó disolver la alianza con Daniel Cassia en algunos departamentos y de esta manera resolvió un conflicto que había puesto otra vez en crisis al oficialismo provincial de cara a las elecciones del 27 de octubre.

Lo que se resolvió en concreto es que el Frente para la Victoria no llevará listas colectoras en dos departamentos clave. Se trata de Guaymallén y Las Heras, lugares donde se había sellado un acuerdo electoral entre el candidato a diputado nacional de Compromiso Federal y los intendentes peronistas Alejandro Abraham y Rubén Miranda.

El arreglo consistía en que los candidatos de Cassia a concejales en esos dos lugares serían los del FPV. De esta manera, los intendentes del PJ reforzaban sus chances de conseguir más votos por el lado del peronismo disidente y evitaban un problema de gobernabilidad a futuro, dado que tanto Abraham como Miranda perdieron las PASO con el radicalismo por un importante margen en sus territorios. A su vez, Cassia, que obtuvo cerca del 5 por ciento en agosto, se podía beneficiar con los sufragios del peronismo puro.

Pero el acuerdo departamental, gestado gracias a las buenas relaciones entre Cassia y los intendentes del PJ orgánico, no tuvo en cuenta la reacción que podía generar en un tercer actor: el segundo candidato a diputado nacional del oficialismo, Omar Félix.

Félix entendió que la alianza armada por el hombre que encabeza la lista del PJ lo perjudicaba directamente, ya que perdería a favor de Cassia votos importantes en su dura carrera por entrar al Congreso Nacional. Durante el fin de semana, el sanrafaelino metió brasas en la interna del justicialismo y amenazó incluso con renunciar a su candidatura.

La ira del hombre fuerte del PJ del sur siguió hasta la mañana de este lunes, después de confirmarse la alianza con Cassia en la Justicia Electoral. En ese momento Félix casi había tomado la decisión de hacer campaña por separado de Abraham, a pesar de formar parte de la misma lista.

Pero una llamada del intendente de Guaymallén salvó al PJ, que debe remontar la dura derrota en las PASO a manos del radicalismo, de otro abismo.

Gracias a esa llamada, Félix y Abraham se reunieron en la tarde-noche de este lunes y arreglaron sus diferencias. Estuvieron en el encuentro privado junto a otros referentes, como el vicegobernador Carlos Ciurca y el senador nacional Adolfo Bermejo. También participaron de este encuentro varios intendentes.

El resultado de la reunión fue festejado por el candidato de San Rafael como un éxito, ya que suprimió el arreglo con Cassia. Según consignó el PJ a través de un comunicado de prensa, los candidatos a concejales del FPV en Las Heras y Guaymallén renunciaron a ser postulantes por Compromiso Federal también.

“La unidad resulta imprescindible para construir, en todo el territorio provincial, un mejor resultado ante el verdadero opositor, que es el candidato representante de la UCR local”, consignó el comunicado enviado a los medios por La Corriente Peronista, el sector que comanda el vicegobernador Ciurca, desde donde se había impulsado antes la unión con Cassia. Además se dejó en claro en ese comunicado que el PJ “deberá trabajar mucho” para levantar el resultado de las PASO.

Desde Integración Peronista (la agrupación de Félix) se festejó también que los tres sectores internos, incluidos los azules, resolvieron en conjunto eliminar un acuerdo que generaba divisiones y que iba a producir un “daño mayor” a los posibles beneficios para los caciques del PJ en Guaymallén y Las Heras.

También dijeron desde el cuartel de Félix que la resolución elimina el último punto de conflicto entre los sectores del PJ y que ahora la campaña oficialista tiende a organizarse en un clima de unidad.

Los sacudones del fin de semana demostraron de todos modos que el justicialismo teme que la UCR mejore la elección de las PASO y logre cuatro de las cinco bancas al Congreso que estarán en pugna en octubre, relegando a una sola la que puede lograr el PJ.

A lo que se suma una amenaza provincial: que la buena elección de Julio Cobos y compañía se replique en los departamentos y esto horade el poder territorial de los caciques más impontes del peronismo.

 Fuente Diario El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados