Tres procesados por presunta retención de un menor durante la dictadura

Procesados por apropiación de un bebé durante la dictadura

La Justicia Federal de San Rafael dictó el procesamiento de Carlos Alberto Faliti, Ana Trinidad Martínez y Rubén Horacio Faliti, al considerarlos autores presuntamente responsables del delito de retención y ocultamiento de un menor de edad.

 

La Justicia Federal de San Rafael dictó el procesamiento de Carlos Alberto Faliti, Ana Trinidad Martínez y Rubén Horacio Faliti, al considerarlos autores presuntamente responsables del delito de retención y ocultamiento de un menor de edad en concurso ideal con falsificación de instrumento público destinado a acreditar la identidad de las personas.

La investigación fue iniciada por la Fiscalía Federal y se originó en la denuncia presentada por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos  (APDH) filial San Rafael hace tres años.

La supresión de identidad fue corroborada por estudios de ADN, quedando demostrado de esta forma “la falsedad de la partida de nacimiento de 1982 que certificaba que el menor era hijo biológico de quienes decían ser sus padres”, cuyo nacimiento se había producido “en el domicilio de la familia”.

Uno de los falsos testigos en la partida de nacimiento fue  Rubén Horacio Faliti, quien se desempeñaba por entonces como agente del Batallón de Inteligencia 601 del Ejército, organismo al que pertenecieron muchos agentes que fueron acusados, procesados y condenados por delitos de lesa humanidad durante la dictadura militar que mandó en el país desde 1976 hasta 1983.

Con las pruebas incorporadas a la causa, la fiscalía solicitó el procesamiento de las mencionadas personas, mientras que la APDH se constituyó en querellante, atenta a la posibilidad de que el hecho pudiera ser encuadrada en un crimen de lesa humanidad por formar parte del plan sistemático de apropiación de bebés.

Según confió a Los Andes María Luján Piñeyro, de la APDH, “el chico (hoy de 37 años) no es hijo de desaparecidos”, lo que quedó demostrado con el cotejo en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG).

Sin embargo la sospecha del organismo, con sede en el sur mendocino, hizo que se hiciera una denuncia por apropiación del menor, hecho que, en su momento fue avalado por un hombre que, como personal civil, cumplía funciones en el Batallón de Inteligencia 601. FUENTE: LOS ANDES

 

Temas relacionados