Turismo: más del 94% de los prestadores podrían cerrar

La Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, desarrolló, a través de su Específica de Turismo, un sondeo de las empresas ligadas al sector turismo en contexto de Pandemia por COVID-19, con la finalidad de obtener información que permita conocer la situación financiera de las pymes y la proyección de la actividad en los próximos meses.

El objetivo de estudio fue conocer diferentes variables que afectan al mismo y las opiniones sobre las condiciones en que se encuentra en caso de darse una apertura, situación que en principio estaba programada para el día 26 de junio, y que finalmente fue postergada por el gobierno municipal. Participaron prestadores de los rubros Alojamiento; Turismo Aventura; Excursiones; Gastronomía; Transporte de pasajeros; Turismo del Vino; Turismo rural; Turismo cultural; Comercio ligado al turismo (regionales y otros).

Primeramente, se consultó si estaban de acuerdo sobre la apertura del turismo interno, la que estaba programada para el viernes 26 de junio. El 77%  de las  respuestas fueron afirmativas y el 23% restante se inclinó por el no. Cabe resaltar que, de los que respondieron afirmativamente, hubo un 4,1%  que mostró cierta indecisión, y por el lado del no, un 3,3% argumentó su postura, principalmente ligada a la incertidumbre de controles y afectaciones posibles sobre la salud.

En cuanto a si los prestadores contaban con las condiciones (han adecuado) para realizar su actividad a la normativa vigente y poder comenzar con sus actividades (26 de junio), el 73% respondió afirmativamente, mientras el 27% negativamente. Dentro de estos últimos, expusieron diversas preocupaciones como temor por contagio, imposibilidad de recibir turistas de otras provincias o que actualmente ya se encuentran funcionando como alojamiento sanitario.

En relación a si están en condiciones económicas de cubrir los costos para adecuar su actividad según las normas vigentes contra COVID-19 (protocolos y demás medidas sanitarias), el 72,1% expresó que estaría en condiciones de hacerlo, mientras que el 27,9 % no podría cubrirlos. Cabe resaltar, que un 3.3%, de los que no podrían, motivaron que requerirían ayuda del Estado, como acceso a créditos, o subvenciones.

Preguntando sobre cuánto tiempo más podría subsistir la empresa sin la apertura al turismo el 32,4% expresó no poder mantener su emprendimiento durante más tiempo a la fecha. Entre los argumentos expresados se destaca no poseer ahorros, encontrarse en la actualidad al borde de la quiebra, poseer cargas y costos laborales excesivos, o ya no contar con recursos económicos desde hace varios meses, entre otros.

Por su parte, el 67.6% restante afirmó que si podrían subsistir, -desde la fecha del siguiente sondeo-, condicionados a los siguientes períodos de tiempo: durante 15 días más, el 36.1%; 30 días, un 19.7%; los próximos 60 días, sólo el 6.6% y 90 días el 5.7% restante. Es decir, y a modo de conclusión preliminar, dentro de los próximos 3 meses, y de no revertirse la situación, más del 94% podría cerrar sus puertas o se encontraría obligado a cambiar la actividad o rubro.

En esta línea, y al momento de consultar si debe priorizarse el empleo y la supervivencia de las empresas bajo los protocolos correspondientes o bien debe prevalecer la salud por encima de las actividades económicas, un 74,5% expresó como prioritario el trabajo por encima de las actuales políticas de salud, mientras que el 19,6% sostuvo que la salud debe considerarse como prioritaria y por encima de los aspectos económicos de las empresas. Sobre este interrogante, un el 5,7%  se mostró indeciso entre ambas opciones.

En cuanto a la apertura al turismo interno, (que generó diversas polémicas locales, relacionadas a si San Rafael debía abrir sus puertas) hubo diversas opiniones, más aun considerando que a la fecha se encuentra permitido el ingreso de familiares de otros departamentos. Esta situación y decisión política provincial, habilita a preguntarnos si ¿con los controles y medidas correspondientes, puede abrirse el turismo interno, con la trazabilidad (registros, controles y seguimiento), del mismo modo que se hace en la actualidad con el ingreso de familiares?

Sobre este interrogante el 57,4 % de los encuestados respondió que considera que, en caso de abrirse el turismo interno, este tendría mayor margen de control y seguimiento que el que actualmente tiene el ingreso de familiares. Por otra parte, el 20,5% sostuvo lo contrario. En tanto que un 22% se mostró indeciso o no estar de acuerdo con el ingreso de personas de fuera de nuestro departamento, argumentando principalmente que aún no estarían dadas las condiciones en los actuales mecanismos de control y seguimiento necesarios de quienes ingresan. Sí estuvieron de acuerdo con abrir el turismo interno sólo para sanrafaelinos.

Conclusiones

Es sabido que el impacto de la pandemia por el Covid-19 ha sido tan fuerte en el sector turístico local, que todo el mundo está deseando volver a algo parecido a la normalidad. Aunque eso llevará bastantes meses, cuando finalmente se pueda, muchos turistas estarán deseando viajar, aunque en una primera fase no serán tantos como en temporadas anteriores.

Pero la actual realidad, sin lugar a dudas, demuestra que el turismo local, en todas sus modalidades de prestación, es uno de los sectores productivos que más se ha visto – y se verá- afectado por los impactos del COVID-19. Por lo tanto, se requerirá de mayor protección, cuidado y proyección para iniciar su recuperación en un futuro cercano, de manera que la economía local ligada al sector, pueda mitigar los efectos de la actual recesión económica que enfrenta, sumada a la incertidumbre de si se abrirá o no al mercado el mencionado sector.

Uno de los temas centrales, que manifestaron los encuestados, fue la gravedad en cuanto a los costos mensuales que deben asumir. En referencia a esto, podemos citar el ejemplo de una empresa ligada al turismo del vino con  que expresa que necesita alrededor de $600.000 mensuales, situación que expresa de alguna u otra manera el tamaño del “daño” económico, probablemente irreversible de los prestadores del sector.

Por otra parte, y en relación a los protocolos actuales, se debe trabajar en el conocimiento de los mismos, de acuerdo a cada rubro, o bien crear los necesarios cuando estos no existan. Sobre este punto, será crucial adecuar los mismos a las normativas oficiales, sean de nivel nacional, provincial y/o local. En esta línea, también debe abordarse la metodología necesaria para revertir la postura (seguridad y control), tanto de prestadores como aquellos que no lo son (ciudadanía sanrafaelina), para  que nuestro departamento pueda recibir turistas de otros lugares.

En síntesis, la mayoría de destinos y empresas turísticas de prestadores locales, requieren que estas restricciones de movimiento terminen cuanto antes, que se abra el sector y que desde los responsables políticos de aplicar las soluciones inmediatas, analicen y proyecten medidas concretas en el corto plazo con este sector, a sabiendas que el riesgo latente reside en el cierre casi total de actividades y empresas ligadas al turismo local, en un lapso no mayor a los próximos 90 días.

Comentar

comentarios

Temas relacionados