UCR y PJ: después de la elección llega el turno de renovar autoridades

Los radicales tienen más claro el panorama: dará un paso al costado Alfredo Cornejo y asumirá Sergio Pinto. En el peronismo, mientras tanto, gana consenso la idea de definir el sucesor de Alejandro Abraham a comienzos de 2014.

 

Marcados por dos realidades electorales distintas, el radicalismo y el Partido Justicialista avanzarán después de los comicios en la renovación de sus autoridades partidarias.

En la UCR se vive un clima de victoria anticipada y ya hay un cronograma para después de las elecciones. De hecho, el primer paso será la asunción de Sergio Pinto como presidente y Marcelino Iglesias como vice del partido en Mendoza, lo cual ocurrirá en diciembre.

El paso al costado de Alfredo Cornejo de la presidencia partidaria estaba decidido desde comienzos de este año y si bien en algún momento se analizó realizar la sucesión antes de las elecciones, finalmente se resolvió hacerlo después del 27 de octubre.

El intendente de Godoy Cruz pasará de esta manera a tener un perfil político más bajo. Cornejo busca desde hace tiempo concentrarse en la gestión y abandonar la confrontación política, ya que considera que ese rol lo posiciona mejor para las elecciones de 2015.

Pero además, entre fines de noviembre y comienzos de diciembre, los radicales mendocinos buscarán jugar fuerte en la renovación de autoridades del comité nacional de la UCR. Su posicionamiento en las decisiones a nivel país mejoró mucho a partir del resultado de las PASO y por ello tendrá peso la voz de los radicales locales cuando llegue el momento de definir quién sucede a Mario Barletta.

Julio Cobos no se anotará en esa carrera pero hay quienes dicen que intentará promover un candidato de su gusto, mientras que otro mendocino, rival del primero, Ernesto Sanz, podría jugar sus cartas para volver a la presidencia partidaria.

El peronismo. Entre los justicialistas, en cambio, las expectativas por la renovación partidaria son menores.

El PJ mendocino debería decidir antes de fin de año quién lo conduce en remplazo de Alejandro Abraham y el azul Jorge Giménez, vicepresidente partidario. No obstante, fuentes partidarias indicaron que está ganando consenso la idea de dilatar la decisión para los primeros meses de 2014.

La posible postergación está relacionada al complejo panorama electoral que enfrenta el peronismo. Todos esperan que haya agitación después del domingo y muchos consideran que no es momento de discutir autoridades al final de un año pobre en cosecha de votos. Mucho menos si se llega al extremo de tener que resolverlo en otra elección interna.

De cualquier modo, hay quienes proponen que el esquema interno de poder no se modifique y que a partir del recambio, un dirigente de La Corriente Peronista y uno de los azules ocupen la presidencia y la vice del partido. Desde La Corriente se posiciona para la jefatura máxima al intendente lasherino Rubén Miranda o el vicegobernador Carlos Ciurca, aunque estará todo por charlarse en el PJ después del 27.

Temas relacionados