Un día como hoy en 1919 nacía Evita

evitaHoy se cumplen 95 años del nacimiento de Eva Perón, que tuviera lugar en la ciudad bonaerense de Los Toldos, donde en sus primeros años de existencia, supo de los dolores y las pequeñas alegrías de los desposeídos.

En su breve, como apasionada vida trabajó permanentemente a favor de los niños, las mujeres, los ancianos y los trabajadores, de los más débiles de la comunidad, por eso, su fuego no se apagará más porque ha inflamado un horizonte fraterno y solidario para la humanidad.

Fue despreciada en exceso por los profetas del odio de su tiempo y amada hasta el delirio por los excluidos y olvidados, y a través de su accionar sirvió como “puente de amor” para que el General Perón, conductor de los trabajadores, estrechara a fuego su relación con el pueblo

La tarea de la abanderada de los humildes se ha convertido en pilar indiscutido por las reivindicaciones civiles, no sólo de las mujeres sino de todos los sectores postergados, silenciados y olvidados de nuestra sociedad. Inauguró una modalidad de acción inédita, por un lado “con la Fundación que llevaba su nombre rompió con la inacción y la burocracia para dar respuestas a las necesidades acuciantes de los ancianos, los niños, la mujer y los trabajadores –hasta entonces excluidos del sistema- y cambiar –como ella misma afirmaba- la limosna y la beneficencia por la justicia social.

Fue la albacea de un proyecto nacional, popular y social que la colocaría en la cumbre de la historia argentina como la responsable de impulsar la ley 13.010 que permitió incorporar a la política y al Estado a la mujer y su consolidación como líder, no sólo de las mujeres, sino de todo el pueblo como sujeto de transformación social; por eso fue y sigue siendo el faro que ilumina el camino de la lucha por los derechos sociales.

Evita apretó en contados años la labor de décadas, y a la par de Perón, crearon en el hombre la convicción de la propia dignidad individual y su recuperación en todo su valor para el servicio de la Patria, plena y feliz. Su ejemplo de vida se agiganta en el actual mundo neoliberal que privilegia el individualismo.

Es que en su breve lapso de protagonismo político, donde no ocupó ningún cargo oficial, fue como una estrella fugaz cuyo destello tuvo una amplitud tal que iluminó todo un siglo de amor. Por ello, ya no es patrimonio exclusivo de un partido político sino de toda la humanidad.

Temas relacionados