Un teleférico en el techo de América

Una vista de la ciudades de La Paz en el estreno de la segunda de sus líneas, de el teleférico urbano de La Paz, el más alto del mundo al levantarse a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Los habitantes de La Paz presumen desde este año de contar con la red de transporte público más alta del mundo, un teleférico urbano cuyas cabinas se deslizan silenciosas sobre esta ciudad imposible que literalmente «cuelga» de las laderas de Los Andes, a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Desde que se inauguró en mayo pasado la primera de sus tres líneas, seguida por la segunda en octubre, el teleférico ha transportado a millones de viajeros. Sólo en los primeros dos días de funcionamiento, subieron a él 57.000 personas.

Y aunque inicialmente fue ideado para mejorar el caótico transporte paceño, aún son muchas las familias que lo ven como una atracción turística de la que disfrutar en su propia ciudad.

A 4.000 metros sobre el nivel del mar, las ciudades de El Alto y La Paz, el «techo de América», han estrenado la red de teleférico urbano más alta del mundo, una faraónica infraestructura.

Temas relacionados