Un viaje cargado de ilusiones y con barbijo

A diario el conductor del avejentado Dodge 1500, con barbijo puesto y respetando los protocolos sanitarios, sale a recolectar cartones para luego venderlos en un acopio y así poder hacer frente a su sustento. Feliz por que no tiene horarios que cumplir, pero no es tarea facil, ya que si duerme un poco más de lo normal, será magra su «cosecha» y no podrá poner la comida en la mesa.

Esta persona si que sabe de los costos de vida, todo lo que el necesita le aumenta, pero lo que el honestamente junta y vende tiene incrementos muy distanciados y ahí es cuando comienzan a esfumarse esas ilusiones que había soñado.

Esta imagen del paisaje sanrafaelino, es una de las tantas que diariamente observamos, de una desigualdad que crece, que pese a los esfuerzos gubernamentales de tratar de brindarle a los que menos tienen,  posibilidades ciertas de poder crecer y llegar a estabilizarse, pero siempre habrá detractores, legisladores que no hacen su trabajo, ya que no se conocen sus proyectos, para los cuales tienen «asesores» que también cobran  y poco es lo que hacen, saldo algunos mandados de sus «jefes» que están más preocupados por ver que lugar podrán ocupar en las listas el próximo año, que en solucionarles los problemas al pueblo.

Mientras tanto, los de abajo, sin asesores, sin viáticos, sin autos lujosos, ni comidas con vinos varietales, sin salir ha realizar deportes aventura, se rompen el lomo solo para poder alimentarse.

Comentar

comentarios

Temas relacionados