Una historia de trabajo y amor

Alfredo García y Silvana Gurrieri, son un matrimonio que hace más de un año trabajan juntos, en mecánica pesada,como tensores, masas, elásticos, etc. lo sorprendente es que la mujer hace la mitad de los trabajos.Una verdadera historia de vida positiva donde el matrimonio salió adelante con sacrificio,esfuerzo y fe.Son una especie de mecánicos a domicilio, ya que no tienen un lugar físico para realizar sus trabajos.

Aquí el relato de la historia contado por sus propios protagonistas Alfredo y Silvana, mientras reparaban un viejo Jeep Willys en la feria y que fueron retratatados y entrevistados por Día del Sur Noticias.

«Todo comenzó cdo el día jueves 18 de abril del 2013 a las 20 hs aproximadamente Silvana se dirigía a la escuela Cacica Roco, donde cursaba el último año, esta conducía una moto 110 y es embestida por un taxi que la golpea sobre el lado izquierdo, produciéndole traumatismo en tercio superior de la pierna izquierda y rodilla, el hecho ocurrió en la calle Lavalle y Juan José Páez de Cuadro Nacional, la policía llama a su marido que se encontraba trabajando con Ariel Ortega en Av. Mitre al 3000 (ex Elásticos Giaroli)

García llegó al lugar y se trasladó con su esposa al hospital Shestakow de ahí la derivaron al traumatólogo y al médico policía, Silvana no se podía mover ya que el impacto había sido muy fuerte, el día viernes Alfredo se presentó al trabajo explicando la situación de su esposa y este sr Ortega le pidió q le trajese los informes policial y médico, el día sábado trabajo normalmente, avisándole a su patrón que el día lunes tendría que llevar a su esposa al médico policía y este si le autorizo para que se tomara la mañana.

El día lunes 22 lleva a su esposa al médico policía y al mediodía lleva los papeles y certificado al trabajo cuando llegaron a casa tenía la carta de despido por faltar al trabajo y sin pagarle un solo centavo, fue algo tan doloroso para su familia porque solo miraban a sus hijos, a las mellizas de 6 años, y a Valentín de 14 y pensaban que inhumano que es esa persona, por culpa de un accidente García, perdió su trabajo, a su esposa le diagnosticaron dos ligamentos cruzados y uno desgarrado y en el tobillo derecho una eguinze, el cual tuvo q permanecer 45 días con una férula en su pierna derecha pero esta no la podían comprar porque la cual costaba 250 pesos, el cual un vecino de allí les donó el dinero y 30 días con una bota en su pierna derecha,

El primer mes fue horrible no conseguía trabajo, don Giaroli cuando se enteró de la situación les llevó dinero y empezó mandar trabajo, los camioneros cuando se fueron enterando se acercaron para ayudarlos, la gente de Cuadro Nacional se portaron excelente con la familia y el delegado Municipal, el sr Omar Catalán también estuvo siempre pendiente de la situación.

Así siguió Alfredo con changas y la ayuda de la gente para subsistir junto con su flia, su esposa con rehabilitación sin poder hacer nada y con reposo absoluto.

El 22 de septiembre el médico forense les da el informe que según el decreto 659/96 de la ley 24557 pag 535 de la sra Gurrieri presenta una incapacidad del 11,2% parcial, permanente y definitiva, esto quiere decir que le quedó una gran secuela al cual le impide hacer bastante actividad física, pero al correr de los meses esta sra no le impidió nada aunque esa pierna no la utiliza para hacer fuerza, ella trabaja a la par de su esposo desarmando masas, tensores, todo lo que usted pueda imaginar.

Así salieron adelante, hoy no paran, trabajan los dos incansablemente, y ella se siente orgullosa de que Dios le de fuerzas en su pierna derecha y sus dos brazos para seguir luchando por sus hijos, y todo lo que sucedió lo deja en mano de Dios, ella solo iba a estudiar que gracias a Dios ya se recibió con la ayuda del hermoso compañerismo de la institución, que no la soltaron de la mano en ningún momento, y su esposo trabajaba horadamente, y esto ha sido muy injusto solo saben que hay una justicia divina y que todo se paga aquí en la tierra».

En la nota aparecen imágenes proporcionadas por la familia García-Gurrieri, del estado del pequeño rodado, trás la colisión y de la señora Gurrieri, y los daños recibidos por el incidente.

Temas relacionados