Una radio de la democracia no es un yuyo que se arranca del terreno

Lo que pretende el gobierno de la ciudad de Buenos Aires de arrancar la radio asamblea de los terrenos que pertenecían a la Nación que le había cedido a la emisora el lugar que utilizaba para sus emisiones, no es legítimo.

Tampoco parece legítimo que la nación le haya cedido los terrenos a la ciudad, en las diez de última de su mandato para que se quedaran con un negocio inmobiliario.

Un medio de comunicación de la comunidad tiene prioridad en tanto las voces del pueblo están en desventaja respecto de los medios monopólicos que utilizan su poder, aliados a sectores del Poder Judicial y los servicios de inteligencia del poder económico y extraterritorial del continente para exclavizarlo.

Por ende cada medio de la Democracia tiene la sacralidad de la libertad de expresión de los que no tienen voz en los medios del círculo rojo, que son los que dominan el mercado publicitario, el poder de cabildeo y la presión sobre los gobiernos elegidos por el voto popular.

Cada medio de la Democracia es la punta del iceberg de los miles de medios populares que exigen el respeto de los poderosos porque en ellos habita la soberanía popular.

Las leyes se han hecho para defender a los más débiles del poder de los más fuertes, aunque los sectores dominantes de la Justicia sean serviles del poder económico.

Las instituciones firmantes exigen que los derechos a la información de la comunidad también sean respetados a rajatablas en el caso de Radio Asamblea.

Solicitan también la protección del poder ejecutivo nacional y el Poder judicial al resguardo de tan sagrados derechos de la Democracia amenazada por los mercaderes del templo.

Buenos Aires, Mayo de 2020

ACAPI //ARMICOBO// Argentina en Comunicación//FARCO// AATECO

Martín García : Presidente /
Gustavo Dindurra Secretario
ACAPI : Asociación de Comunicadores argentinos Por Internet

Anibal Ferrante : Presidente /
*Juan Facundo Mor

Comentar

comentarios

Temas relacionados