Uno de los irremplazables del rock nacional: Luca Prodan a 26 años de su muerte

El famoso «Pelado» líder de Sumo pasaba a la inmortalidad un 22 de diciembre de 1987. Un líder natural, un rebelde con y sin causa. Un tipo que cambió la música de los jóvenes de esos tiempos. Mirá el video de «Los viejos vinagres».

 

Hace 26 años atrás fallecía en Buenos Aires, Luca Prodan. Un ícono para el rock nacional llegado desde Europa. El famoso «Pelado» un 22 de diciembre de 1987 luego de litros de alcohol su cuerpo no resistió y se entregó mansito a su inmortalidad, algo que quizás en sus tiempos de juventud ni lo pensaba.

El en esos tiempos era criado en una casa de familia adinerada de Italia (su padre era funcionario de cancillería) el cual decidió que su hijo se fuera a estudiar a Inglaterra y pupilo. Por ese entonces no tenía rumbo y era un díscolo muchacho siempre conflictuado y rebelde sin y con causa depende la ocasión.

Vivió la época dorada del rock inglés y allí aprendió a «rascar» la guitarra y animarse a cantar aunque siempre entre amigos. Fue en Argentina en donde Luca se animaría a subirse a un escenario de manera profesional.

Una carta desesperada (sí niños no había Internet en esa época) envíada a su amigo y ex compañero de colegio británico, Timmy MacKern fue la que precipitó su llegada a este fin del mundo. La heroína ya se había llevado a su hermana y él también ya había experimentado con esas drogas duras y quería escapar.

Fue así que llegó a Córdoba y junto a su amigo de la adolescencia pensaron en armar una banda. Y apareció Sumo y allí todo cambió.

Cantó en inglés, popularizó el reggae -un ritmo que por ese entonces no era muy escuchado por los rockeros argentinos- y se instalaron en Hurlingham. Allí fueron apareciendo grandes músicos que completaron la foto. Ricardo Mollo, Diego Arnedo, Germán Daffunchio; Alejandro Sokol y Stephanie Nuttal, una amiga inglesa en la batería en los primeros tiempos. Ella luego volvió a Inglaterra y con el tiempo apareció «Superman» Troglio y el por ese entonces, director de la revista Expreso Imaginario un tal Roberto Petinatto en saxo, sólo conocido en el ambiente del rock y mucho antes de pelarle la manzanita a Gerardo Sofovich.

Una mini biografía como para recordarlo y decir que el «Pelado» sin lugar a dudas fue uno de los referentes para resumir una década de mucha música que fueron los ochenta. Años muy creativos que invadíeron cada pub y cada pequeño teatro. Antes de que el rock nacional fuera devorado por el bendito marketing y el maistream que lo vació de contenido y de rebeldía algo que en la receta de un movimiento cultural nunca debe faltar.

Temas relacionados