Vendemmia: centran la búsqueda de los autores del golpe en 3 provincias

Los investigadores creen que podrían ser malvivientes de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Los rastrean por las huellas dactilares.

El lunes 13 de mayo, un golpe delictivo sorprendió a los investigadores policiales y judiciales: malvivientes hicieron un boquete en la conocida joyería Vendemmia y se llevaron un botín que superó los 800 mil pesos en diversas alhajas. Además, robaron la corona llena de piedras preciosas y oro de la reina de la Vendimia, que apareció horas después cuando un abogado la entregó al fiscal del caso. Mañana se cumplen dos meses del robo y las pruebas para dar con los autores son escasas. Tan es así que la última información sobre el robo señala que los detectives ampliaron su frontera de búsqueda más allá de Mendoza y las provincias limítrofes y centraron el rastrillaje en tres territorios de Argentina: Buenos Aires, Sante Fe y Córdoba. Creen que los autores podrían ser de estas provincias, estar escondidos allí o haber vendido las gemas preciosas sustraídas.

El caso es investigado por el fiscal especial Daniel Carniello, quien tomó la causa debido a la trascendencia del hecho delictivo. Hasta ayer, el expediente no presentó personas detenidas ni identificadas.

Lo robado, que superó los 800.000 pesos en alhajas del local de calle San Martin, dejó a todos perplejos y con pocas pistas o evidencias para seguir el rastro tanto de la banda delictiva –la que quedó filmada por las cámaras de seguridad– como del botín.

Policía Científica rescató unas pocas huellas dactilares que quedaron sobre una cámara de vigilancia que estaba en una playa de estacionamiento colindante hacia el oeste –ubicada en calle 9 de julio­– pero, después de cotejarlas con la información incorporada al sistema de búsqueda de rastros AFIS, los resultados fueron negativos, es decir, podría tratarse de personas que no son de la provincia o que no tienen antecedentes aquí. Por ese motivo, los detectives se comunicaron con las autoridades policiales de otras provincias, en un principio, como San Juan, San Luis y Neuquén. Pero las noticias positivas no aparecieron.

La novedad sostiene que ahora los sabuesos requirieron más información a otras provincias, con el objetivo dar con los huidizos boqueteros. Se trata de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, cuyos investigadores policiales y judiciales están verificando si las únicas huellas levantadas están registradas allí.

Fuentes ligadas a la causa confirmaron que el requerimiento lo hicieron antes de la feria judicial y que la contestación de lo pedido se demorará algunas semanas.

«Con esos lugares tenemos una constante colaboración e intercambio de información. Hemos pasado fotografías de las joyas que se robaron para que las puedan también identificar si alguien las quiere vender o si atrapan a alguien con esa piezas», detalló una fuente ligada a la causa.

Asimismo, explicó que siguen las tareas investigativas sobre las personas que rodean todo el ambiente de la joyería, tanto externos como los propios empleados y allegados.

Respecto de la expectativa de los investigadores para hallar a los ladrones y las joyas, las fuentes policiales y judiciales coincidieron en que «está muy complicado. No es para nada un trabajo fácil».

 

SORPRESA
El robo en Vendemmia se conoció el lunes 13 de mayo a primera hora. Durante el fin de semana, la banda delictiva trabajó en el boquete para ingresar a la sucursal de calle San Martín, en pleno centro. La sustracción de la corona de la reina de la Vendimia, valuada en 20 mil pesos, generó que las autoridades del Ministerio de Seguridad se hicieran presentes de inmediato. El dueño de la firma, Enzo Vendemmia, se mostró en shock. Los boqueteros estuvieron la madrugada del domingo retirando el botín. La alarma se activó, pero los encargados de la seguridad sólo dijeron a los dueños que estaba todo bien. Un par de días después, el abogado Martín Ríos, le entregó la corona al fiscal. El letrado dijo que un cliente se le acercó, aclaró que desconocía cómo le llegó, y se amparó en el secreto profesional. Esta fue la única pieza robada que apareció.

Temas relacionados