Venden el Hotel Termas El Sosneado

En el sitio web Mercado Libre aparece el aviso de la venta del Hotel Termas El Sosneado que fuera orgullo del termalismo argentino y mundial.Fue el primer hotel termal de la Argentina. Su propietario nos cuenta todo.

El aviso de venta en 4.000.000 de dolares

Complejo Turístico De Montaña El Sosneado

    COMPLEJO TURÍSTICO SIN FUNCIONAR.

    CON FUENTE Y PISCINA TERMAL DE 35ºC – 3.000 LITROS POR HORA.

    PISTAS DE ESQUÍ PROPIAS DE 10 KILÓMETROS.

    LAGUNA DE 40 HECTÁREAS – PEZCA CON MOSCA.

    SOBRE RUTA PROVINCIAL – FUTURA RUTA INTERNACIONAL.

    PRADOS APTOS GOLF, CANCHA 18 HOLLOS PAR 72.

    LINDERO A RÍO APTO RAFTING, KAYAK. ANDINISMO SUPERIOR

    A 5.200 METROS.  TOTAL 450 HECTÁREAS. TÍTULOS PERFECTOS. MENSURA APROBADA. CON PROYECTO PARA DESARROLLO TURÍSTICO. TRATO DIRECTO PROPIETARIO

Conversando con su propietario animadamente, el Ingeniero Gabriel Romero Díaz, fuimos hablando de la historia de esa “Fuente de Juvencia” como la denominaba Teodoro J. Schestakow, que la visitaba asiduamente, y se daba baños en el lugar, e incluso llevaba a otras personas a que lo hicieran debido a los poderes curativos que poseen sus aguas.

Construido bajo los planos del Arquitecto Dublies, y atrajo la atención de miles de hermanos argentinos adinerados, como así también de viajeros de las más diversas latitudes mundiales.

“Las mejores aguas radioactivas y sulfurosas, paisaje y clima ideales, hotel moderno y confortable calefacción”. Ese era el slogan que utilizaban  cuando se inauguró en 1938.El Hotel Termas el Sosneado, era una maravilla de la arquitectura, lujo y confort para la cordillera del sur de Mendoza. Este Hotel se hubieran encontrado los sobrevivientes del avión de los uruguayos si hubieran caminado hacia el este”.

Las bondades de estas aguas termales eran conocidas desde antiguas épocas, y seguramente fueron utilizadas por los nativos hombres americanos en tiempos prehistóricos. Incluso los Incas llegaban hasta la zona, a buscar el azufre, de las hoy minas de Volcán Overo.

El afloramiento de aguas termales se ubica junto al río Atuel, sobre la Ruta Provincial Nº 220, a una altitud de 2.180 metros sobre el nivel del mar, a unos 60 kilómetros, hacia el noroeste de la localidad del Sosneado. El manantial, enclavado prácticamente al pie del volcán Sosneado, es seguramente reliquia de las grandes manifestaciones ígneas producidas en la región y se suma al importante inventario termal de la zona de influencia del Atuel.

Fue Don Alfonso Capdeville, fundador de la estancia El Sosneado, quien instaló en el lugar algún tipo de infraestructura para utilizar ese recurso.

De acuerdo con los antecedentes existentes la realización de estas construcciones y la utilización de las aguas termales respondía al espíritu filantrópico de don Alfonso, pues permitía el acceso libremente a todo aquel que necesitara beneficiarse con aquellas aguas curativas.

En diciembre de 1.938, la Compañía de Hoteles Sud Sudamericanos Ltda., subsidiaria la empresa ferroviaria de B.A.P. inauguraba con un gran despliegue publicitario y con la presencia de personalidades de distintas partes del mundo, aquellas lujosas instalaciones, dotadas para esa época de un confort inusitado en aquellas latitudes.

Este quijotesco emprendimiento, enclavado en una zona de una belleza incomparable, pero también con un clima riguroso y con rutas de acceso sumamente dificultosas, brindaba servicios acordes con las exigencias de los clientes que pertenecían a la alta sociedad mundial.

Mantuvo su actividad hasta mediados de la década del 50, en momentos en que se realizaron en la zona importantes adelantos como la instalación de moderna tecnología en la mina de azufre Volcán Overo, mejoramiento y construcción de puentes en la Ruta Provincial Nº 220, la construcción del ferrocarril entre San Rafael y Malargüe, el mejoramiento y construcción de puentes de la Ruta Nacional Nº 40, nuevas instalaciones en estancia y villa del Sosneado, incremento de explotaciones mineras, entre otros.

Todavía pueden admirarse los detalles constructivos de la piscina, de la que continúa surgiendo las cálidas aguas color turquesa

A partir de 1.953, y en una forma casi misteriosa las lujosas instalaciones quedaron prácticamente abandonadas, algunos cuidadores se mantuvieron algún tiempo mas, resguardando el hotel y todo su mobiliario, pero el paso del tiempo hizo que todo quedara solo, y los amigos de lo ajeno se apoderaran de los elementos del hotel.

Las posibles causas del abandono de la lujosa construcción fueron tema de comentarios durante muchos años entre los lugareños y los que llegaban. Algunos atraídos por las bondades de las aguas termales y muchos atrapados por el misterio que encerraba tanto lujo abandonado en medio de una geografía tan agreste.

El caso es que así poco a poco se fue disolviendo todo el esplendor que irradiaba para convertirse en el Hotel Abandonado, al cual aún hoy concurre gran cantidad de turistas a beneficiarse con las cálidas aguas que continúan aflorando junto a las ruinas de estilo nórdico, cargadas de misterios.

Cierre y destrucción del Hotel Termas el Sosneado

Luego de una inauguración con un gran despliegue de personalidades de distintas partes del mundo, el Hotel termas el Sosneado funcionó durante algunos años, con una oferta de lujo y confort para selectos clientes.

A mediados de la década del 50, casi tan misteriosamente como se decidió su construcción, las deslumbrantes instalaciones fueron abandonadas. Los cuidadores, crianceros de la zona, poco a poco fueron volviendo a sus antiguas actividades, ante la ausencia de sus empleadores. Luego, lentamente fueron desapareciendo muebles, enseres y decorados de gran valor y comenzó la etapa del misterioso Hotel Abandonado, del que hoy sólo vemos sus ruinas rodeadas de los fantasmas de los recuerdos.

Conversamos esta tarde con uno de sus actuales propietarios el Ingeniero Gabriel Romero Diaz, quien hoy tiene en venta los terrenos, como así también la Laguna el Sosneado que se encuentra unos kilómetros antes del hotel, y que es de su propiedad.

Historia, imagenes, glamour, todo quedó en el tiempo y hasta anecdotas romanticas como la Romero Day, un antiguo propietario que le regaló a su esposa la Laguna El Sosneado para un cumpleaños, en un momento lleno de amor y frente a la laguna le hizo entrega de la escritura de la laguna que había adquirido para entregarla como regalo de cumpleaños, y lo hizo en el lugar, diciendo una mentira piadosa que le fallaba el vehículo en el que se trasladaban, y fue cuando bajaron y admirando la laguna desde el camino le hizo entrega de la escritura del lugar que tanto añoraba su esposa.

Ese hotel fue construido bajo los planos del Arwuitecto Dublies, por la empresa Cristiani & Nielsen, la misma que hizo el ferrocarril del Oeste (Sarmiento) y que actualmente tiene oficinas en Buenos Aires.

“Esos terrenos eran parte de enormes extensiones que al inicio de una serie de compras, ventas y expropiaciones, pertenecían a la Corona Británica, y actualmente los campos vecinos al nuestro, al final de una cadena de sociedades y empresas, siguen perteneciendo al gobierno de Gran Bretaña.

El hotel funcionó a pleno en los ’30 y ’40, recibiendo clientes europeos que desembarcaban en Bahía Blanca y se dirigían en tren hasta San Rafael, Mendoza.Algunos incluso trasladaban sus autos.

Luego llegaban hasta el edificio del Hotel por sus medios o contratando el “transfer” que tenía el hotel ya en aquellas épocas.

Este establecimiento generaba su propia energía eléctrica por medio de una usina cuyo emplazamiento estaba intacto hasta no hace mucho tiemo y distaba alrededor de 1km. del hotel.

Durante el primer gobierno de Perón, con el cambio de las leyes sociales y de trabajo, los empleados del hotel se sindicalizaron y pidieron, entre otras cosas, cobrar todo el año. El hotel era operativo solo unos 4 meses de verano al año
Se inició un juicio y se estaba llegando a la expropiacion, cuando el dueño de ese momento, la familia Romero Day,  viendo perdida su propiedad lo desmanteló.

El resto del despojo que luce hoy lo hicieron los lugareños y visitantes, que han llegado a tomarse el trabajo de derribar paredes de hormigón armado sin ninguna otra intención aparente que destruir.

La construcción es colosal, hecha en hormigón (recién se conocía ese material) y piedra del lugar perfectamente labrada.
No se usó un solo ladrillo.Mientras funcionó, recibió personalidades muy reconocidas a nivel mundial.

Estaba incluido en la llamada “ruta imperial”, que es una cadena de lugares de vacaciones para la nobleza inglesa y los altos funcionarios de ese estado.

Nos cuenta Romero Díaz, “Nosotros estamos en posesión del lugar desde hace bastante tiempo.Queríamos rehabilitarlo, y hacer nuevamente un lugar de excelencia,tramitamos créditos, salimos adjudicados en primer lugar en el ex Banco de Previsión Social, pero por esas cosas que tiene la política pasamos al noveno  lugar, a pesar de ello continuamos buscando inversones para hacer realidad un sueño, en un momento nos reunimos con los dirigentes de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, fueron como 80 personas y creiamos que de allí renaceríamos como el ave fénix, pero nada ocurrió solo fue compartir una comida de campo, y conocer gente que no se interesó verdaderamente de encarar un emprendimiento turístico para preservarlo para generaciones venideras, y por la energía y el poder curativo de las aguas”.

“En la zona hay importantes atractivos, mas allá de lo que significan la laguna y su fauna y el hotel en sí.En un radio aproximado de un par de días de caminata o cabalgata se encuentran:el avión de los dolares,el avión de los uruguayos,
la ciudadela indigena de el indigeno,el Volcán Overo,la mina de azufre que lleva su nombre,rutas vírgenes de ascenso al Cerro Sosneado y algunos otros aviones menos famosos que cayeron en la zona por desconocimiento del lugar o por las inclemencias del tiempo”.

“Dentro de la propiedad se hallan pozos petroleros a 12 metros de profundidad, y allí estuvo ubicada la primera destilería que obtenía kerosene, cuyo propietario era un norteamericano de apellido Lewis, integrante de Williams, química y técnica, con sede central en Londres, con capitales de la corona británica”.

Ernesto Loweisten, el creador del complejo de deportes invernales Valle de Las Leñas estuvo interesado en adquirir la propiedad cuando estaba en posesión de la familia Romero Day, pero debido a la altanería de Loweintein al tratar a la empleada de Emita, la mujer de Romero Day, no fue atendido”.

“Contaban que Onassis estuvo en el lugar, con su amigo un griego que fue propietario del lugar de acuerdo a lo que obran en las escrituras que poseemos”.

Comentar

comentarios

Temas relacionados