Venezuela: derrota camuflada para Maduro en las elecciones

Venezuela: derrota camuflada para Maduro en las elecciones

Los comicios para votar a la Asamblea Nacional Constituyente se desarrollaron en un clima violento y enrarecido.

Al caer la noche en Venezuela, era imposible saber el nivel de asistencia a las urnas para votar la Asamblea Constituyente. Sin embargo, en una reveladora paradoja, era posible saber la razón de la imposibilidad: el comicio no tuvo observadores internacionales, ni consultoras independientes realizando bocas de urna, al tiempo que los medios periodísticos que no fueran oficialistas tenían prohibido acercarse a menos de quinientos metros de cada centro de votación.

También era posible saber que la jornada dejaba un saldo sangriento por el protagonismo que tuvieron los para-policiales motorizados. Mientras la policía regaba de gases lacrimógenos cada aglomeración de gente que intentaba iniciar una marcha de protesta, los sicarios que se desplazan de a dos en motocicletas disparaban con armas cortas y largas a la cabeza de los activistas y manifestantes.

Era posible incluso tener certeza de que la gran mayoría de quienes acudían a votar no entendían el procedimiento de selección de candidatos, sencillamente porque es de una complejidad absurdamente inextricable.

Otra certeza posible es que el grueso de los votantes sufragaron bajo presión. Y esta certeza resulta irrefutable, porque surge nada menos que de los discursos públicos del propio Nicolás Maduro. Fue el mismísimo presidente quien explicó claramente cómo debían hacer los funcionarios y dirigentes sectoriales chavistas para garantizar que sus subalternos, ya sea como empleados públicos o como beneficiarios de asistencia estatal, concurran a sufragar.

El fraude se desnudó, amenazante, en las palabras del propio jefe del régimen. También en instrumentos oscuros de control sobre cada ciudadano, como el “carnet de la patria”. Sin embargo, a pesar de semejantes intimidaciones, el régimen impidió cualquier forma independiente de constatación sobre la concurrencia a las urnas.

Con eso alcanza para tener en claro que Nicolás Maduro no pudo mostrar lo que tenía que mostrar: apoyo social significativo.

Observadores internacionales habían podido constatar que el referéndum simbólico realizado por la oposición contra la constituyente de Maduro, logró más de siete millones de sufragios.

Con escasa logística, pocos centros de votación y ningún instrumento de presión sobre la ciudadanía, la consulta simbólica de la oposición logró más votos que los que obtuvo Maduro para coronarse presidente.

La vara había quedado muy alta, incluso para un régimen autoritario que públicamente presionó a toda persona que tuviera un sueldo del Estado (militares, policías, funcionarios, empleados estatales etc) y a quienes dependen directamente o indirectamente de arcas públicas.

Sin embargo, el día terminó con más razones para sospechar que la cúpula chavista había logrado mucho menos que lo mostrado por la oposición, que para suponer lo contrario.

Por Medios

Comentar

comentarios