Venezuela les cagó el postre

*A mí no me vengan con el versito de la Venezuela sojuzgada por una dictadura. Ya sé que se lo creen muchos que se alimentan con las noticias de altas calorías ideológicas y les viene como piña la traspolación a la Argentina, para homologar en comunión golpista, gobiernos que enfrentan intereses poderosos.

Es republicana y cívica la postura. Es justamente el proceso a través del cual de tanta libertad que se exige se termina por promover el fascismo libertario. Recuerden: el fascismo y el nazismo fueron fenómenos políticos que nacieron de la propia crisis capitalista. Está en sus entrañas. En su dialéctica negativa.

Es la siembra de la impresentable lilita que hoy no les sirve pero que les ha dado de morfar hace años con sus apocalipsis nocturnos en cuanto programa político se haya puesto. Son las gatitas y ratones de Carrió pero sin Carrió que ya descarriló y el único que la quiere acomodar un poco es, justamente, un tipo que quedó Solanas en el paraíso de los puros. Que de tan puro se ha hecho denso y empalaga.
Venezuela es el país más democrático de Latinoamérica porque no solo ha realizado una veintena de elecciones en diez años sino además les da noticias para el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. Todos son ahora expertos en política internacional. Y demócratas. Tanto que los mendocinos que escoltaron al pibe de telenovela, ese tal López –me refiero a De Marchi y Rosales más el inefable traica Thomas- fueron y vinieron y se sacaron fotos como si representaran a los argentinos.

Tipos que no llegan ni al 5% de los votos. Y así y todo van y vienen. No los metieron presos por complotar porque ni los conocen. Vaya a saber uno qué habrán vendido allá de lo que valen acá.

Venezuela representa un polo latinoamericano hostil a los intereses de EEUU por varias razones: mayor productor de petróleo de la región, faro ideológico político en la zona, vocero de un nuevo proyecto en construcción del socialismo para el siglo XXI del cual ya muchos no se sonrojan en nombrarlo y mucho menos en asumirse socialistas. Además, modelo de empoderamiento social y político de los sectores populares que participan diariamente del proceso político.

Venezuela vino a demostrarnos a todos en el mundo que la historia no ha terminado como lo proclamó Francis Fukuyama en los 90 en “El fin de la Historia” luego de la caída del muro y que tanto ponderó el mercado editorial en occidente haciéndolo betseller y manual de autoayuda para empresarios y políticos oportunistas.

Venezuela les cagó el postre muchachos.

Chávez fue el Perón de los 40, pero venezolano, y ha fundado su pueblo un movimiento que trasciende a las personas, a los individuos. Esto no se termina aquí. Si EEUU quiere invadir Venezuela se va a encontrar con millones de venezolanos armados que resistirán el ataque: su ejército y su pueblo miliciano. Y muchos gobiernos que apoyarán la resistencia.
Que si pueden voltear a Maduro, pues claro que lo pueden voltear. Eso sí, van a tener que pasar primero por arriba de cientos de miles de patriotas que no se quedarán mirando la rapiña por televisión.

*por Marcelo Padilla-Escritos desde el desierto

Temas relacionados