Verónica López, la primer docente trans del nivel superior

Es sancarlina, estudió en el IES “Rosario Vera Peñaloza”, y es una profe que quiere ser escuchada. Tiene además un exitoso programa de radio que le ha permitido ser conocida y aceptada por todos en el Valle de Uco.

Transcribimos a continuación una profunda entrevista realizada a Verónica López por la Dirección de Educación Superior de Mendoza. Vero, es la primera docente trans del Nivel Superior de la provincia. Ella ejerce su actividad en el IES Nº 9-010 “Rosario Vera Peñaloza”, de Eugenio Bustos, San Carlos. Ha elegido vivir, estudiar y enseñar en la tierra que la vio nacer.

Desde su programa radial sigue haciendo docencia y su mensaje siempre está cargado de una espiritualidad y positivismo que la caracteriza. Gracias a un subsidio del Instituto Nacional de Cinematografía Argentina ha filmado una película de carácter autobiográfico, y nos manifiesta estar muy ansiosa por el estreno de su película.

Esta polifacética profesora ama la docencia, ama la radio, ama que la escuchen, quizás porque hubo un tiempo en el que no se sintió escuchada.

¿Por qué elegiste la carrera docente?

Fue muy complicada la elección, desde muy pequeña me gustó la docencia, siempre me gustó, pero en la condición que nací… Sufrí mucha discriminación hacia mí y hacia mi género, hacia mi comunidad. En un momento me dije: “tengo que hacer un cambio” y decidí estudiar docencia, entrar al profesorado y hacer algo distinto. No fue fácil porque yo entro a estudiar en el año 2005, recordá que hasta el 2006 nos llevaban presas solamente por vestirnos diferente, por lo tanto imaginate, fue muy difícil. Quiero que las personas borren de sus cabezas los prejuicios hacia las personas diferentes y qué mejor que siendo yo docente.

Te quedaste en el lugar donde naciste, elegiste ejercer una profesión muy noble como es la docencia; también sos muy creyente, en tu programa de radio siempre das un mensaje religioso y muy positivo.

Sí, uno siempre busca el apoyo y a mí me pasaron muchas situaciones donde necesité de Dios. Cuando la familia, cuando la sociedad te rechaza, te queda solamente creer en Dios, que Él te ayude. Yo soy muy creyente y mucha gente me pregunta lo mismo; cómo puede ser? Por qué vos sos una chica trans y sos creyente?

Soy creyente porque en momentos de mi vida muy difíciles Dios estuvo conmigo y si no hubiera sido por Él y si no hubiera sido después, también, por mi fuerza de voluntad, yo no estaría acá sinceramente. Es algo muy lindo, hoy en día quizás puedo cosechar muchos frutos que sembré en ese momento.

¿Qué docentes tuviste como referentes?  ¿Quiénes fueron esos docentes que te ayudaron o entendieron?

Mentiría si dijera que hubo uno, porque en realidad en principio muchos docentes me ayudaron, pero yo siempre valoro a dos docentes que hoy son justamente mis compañeros en la cátedra de Práctica Profesional 4, ellos son Mirta Patricia Bergamín y José Luis Castillo. Fueron los que me dieron la posibilidad de trabajar con ellos; y cuando yo abandoné la carrera en tercer año porque era mucha la discriminación, sufrí golpes, fue muy feo, tuve problemas hasta para entregar trabajos… cuando yo abandono la carrera ellos me fueron a buscar. En ese entonces empecé a vender juguetes en la vereda del Átomo. Mucha gente me debe recordar cuando vendía juguetes inflables en las plazas, porque me imaginaba… cómo la gente iba a aceptar a una docente travesti, era algo muy fuerte. Y ellos me fueron a buscar y me pidieron que volviera, que me iban a ayudar, que las cosas iban a cambiar, que la escuela iba a cambiar conmigo, que me iban a dar una ayuda, me iban a dar la posibilidad. El Vera Peñaloza es el primer Instituto de la Provincia que acepta personas transexuales, con dignidad, con ganas de que puedan hacer algo. Ellos hicieron todo un cambio para poder llamarme Verónica en los registros y me dieron todo el apoyo que necesité, porque era complicado hasta ir al baño.

Muchos docentes me ayudaron en muchísimos momentos de mi vida. El momento más difícil fue cuando no me sentía con ganas de seguir estudiando porque me imaginaba que lo que estaba haciendo era un delirio. Decía me voy a recibir y no voy a conseguir trabajo; ellos fueron a buscarme, yo estaba en el Átomo vendiendo juguetes y fue Patricia, fue José Luis, también fue Inés Peñafort. Mónica Gracia también me habló, me llamó a su oficina y me dijo: “Acá Vero vamos a hacer lo imposible para que vos puedas estudiar porque es un derecho”, y la verdad fue para mí muy importante y después obviamente mis amigas me ayudaron muchísimo.

Bueno ya has egresado, sos una profesional docente. ¿Cómo te parece que debe ser un docente? Y ¿Qué recursos debe tener ese docente a la hora de trabajar con el alumno?

Cuando me recibo, rindiendo mi última materia me hacen una pregunta “ ¿Qué es lo que hace que una clase sea perfecta? Que los chicos trabajen y aprendan todo”, y dije, “la fórmula secreta para que la clase sea perfecta es un buen docente…si el docente está comprometido con su tarea…si tiene la cabeza abierta para poder entender al sujeto…si logra captar que no es superior al otro y en vez de decir, yo voy a dar esto, y vos lo vas a aprender… si logra preguntarle al estudiante si está dispuesto a aprender y parte de sus necesidades, entonces comenzamos a hablar de un buen docente”.

Cuando hablo de sujetos hablo de los estudiantes y sé que es muy difícil, porque muchos dirán, bueno Vero tampoco vamos a estar viendo uno por uno, si tenemos 400 alumnos. Pero he tenido muchos alumnos,  he trabajado en varias escuelas y me he tomado el momento y el tiempo para ver qué necesita cada uno. Hace un año estuve trabajando en el aula que funciona en la Agrupación 15 de Julio, en Mendoza, que es la primera aula de chicas transexuales … conocer a estos sujetos; imaginate yo, que ironía, yo dándole clases a ellas. Conocer que cada una de ellas tenía necesidades, tenía ganas de decir cosas, tenía un odio hacia el sistema educativo, y no les digo que está mal, porque yo también en un momento lo tuve. O sea en un momento me quería inscribir y no me dejaban, quería entregar un trabajo y no!, o hacía un trabajo magistral y me ponían un uno, porque me decían lo copiaste, se lo copiaste a alguien, alguien ha hecho el trabajo por vos, pasan muchas cosas, pero el docente tiene que tener la capacidad para escuchar. Que yo sé, es difícil, sé que todos tenemos problemas, cosas en nuestras vidas, nos pasan muchas cosas, pero ser docente es ser formador y estamos formando al futuro, como decían nuestras maestras… Son personas que el día de mañana van a ser nuestros dirigentes, nuestros doctores, nuestros abogados. Si no los formás con amor no es nada. Yo hace poco también di un pequeño taller sobre educar en la esperanza, educar para la esperanza, más allá de que aprendan a leer a escribir, las cuentas, lo que sea, debemos saber qué necesita esa persona. Seguramente primero necesita que lo escuchen, necesita contar lo que le pasa, y entonces después el momento de enseñar y aprender venga naturalmente.

¿Qué consejo les das a tus alumnos?

Yo primero le daría un consejo a los jóvenes, que estudien, que traten de superarse, de ser felices, de hacer lo que quieran, lo que sientan.

Por ejemplo me parece muy valioso que un estudiante pueda plantearle a su maestra o maestro que no le interesa lo que le están diciendo. Porque a veces cuando a los docentes nos dicen eso, y a mí me lo han dicho, uno debe parar y replantearse su práctica, para poder reformular nuevas estrategias. Nuestro trabajo es buscar estrategias para que se interese.

Y le daría un consejo a mi comunidad, a la comunidad trans, y a la comunidad gay-lésbica, la gente que me escucha y que me sigue: que pueden cambiar, que pueden cambiar la vida. Yo sufro muchísimo con muchas chicas y chicos que eligen la calle, que eligen robar, que eligen drogarse. Creo que tiene gran parte de culpa la sociedad, que nunca nos dio un apoyo, o sea no nos da la “posibilidad de…” Yo creo que hoy en día la sociedad está cambiando muchísimo, está dando pasos agigantados. También vemos que el marco político donde estamos nos ayuda, o sea yo lo voy a decir!!! Si Néstor no hubiera entrado al poder yo estaría presa, porque en el 2006 recién se hace todo el trámite para que no nos metan presas. Yo no podría estar estudiando y si el gobierno que tenemos no hubiera hecho lo que hizo, la Ley de Identidad de Género, la Ley de Matrimonio Igualitario, todas esas cosas que nos dan voz, porque éramos nosotros un sector de la sociedad que estábamos alejados sin voz y a nadie le importaba, es más,  hasta el día de hoy hay gente que cree eso. Imaginate! cuando yo voy a dar un taller, una charla a otro lugar de la provincia, nadie se imagina que soy yo, nadie se imagina que soy la que va a dar el taller, mucha gente me dice: vas a escuchar el taller de Verónica? Entonces yo les daría un consejo a las personas que han sufrido discriminación, no solamente por su inclinación sexual sino también a personas que han sentido discriminación por ser de otro país, o por el aspecto físico… la discriminación está en todos lados, nosotros tenemos el deber de decirle basta!

Y a los docentes yo les daría ese consejo “que abran los ojos”, cuando el docente entra a un aula, sabe quién está discriminado y quién no; quién discrimina a quien, quién pelea a quien. El docente se da cuenta! No me vengan a decir que no se dan cuenta! No, vos entras a un aula y sabés! Bueno abran el ojo… porque hay muchos suicidios, hay personas que se destruyen la vida haciendo cosas para llamar la atención y poder tener el apoyo y la ayuda necesaria.

Cuando yo decidí decir que era homosexual, en la escuela donde fui, me llevaron a casi 50 psicólogos de casi todo el país. Imagínate la misma escuela en vez de ayudarme, ellos querían cambiarme. Pero hoy en día yo creo que los docentes podemos hacer otras cosas, podemos escuchar. A lo mejor yo no quería que me escucharan 50 personas de otra parte y que me analizaran, sino quería que alguien se sentara conmigo y me dijera sabes qué Vero está bien lo que estás haciendo, si lo sentís está bien, por qué vas a cambiar?

¿Y qué recursos tiene el docente para llegar al alumno de esa forma que vos decís?

La escucha. Cuando aprendemos a escuchar, cuando dejamos nuestros problemas afuera y somos nosotros en el aula con los alumnos, con esas personas, esos sujetos que están pasando por un tiempo particular y más en los adolescentes que están pasando por un momento de cambio terrible en su cabeza y necesitan que los escuchen. Hay que ser muy capaz para poder hacer actividades y proponer estrategias que los ayuden a abrirse. Por eso aconsejo que se capaciten, yo actualmente estoy haciendo dos postítulos. Creo que el docente debe estar en especialización constante y más en el trato con los sujetos. Porque hoy tenemos sujetos diferentes, hoy tenemos otra clase de cosas y contextos diferentes. Hoy en el aula ya no todos van de guardapolvo blanco, ya en el aula no somos todos inocentes palomitas. En el aula va gente que se está drogando, chicos que tienen problemas de suicidios, chicos que sufren bulling.

Hablamos, hablamos y hablamos pero yo creo que no escuchamos lo suficiente. Si escuchamos a nuestros estudiantes podemos aprender mucho y ponernos en el lugar del otro. Si tuvimos la suerte de pasar por algo similar y lo superamos, ayudarles, sin hacer psicoanálisis en el aula. Se pueden hacer muchas cosas para que los chicos se interesen y quieran aprender.

¿Cuándo te parece que un alumno te demuestra que ha aprendido?

Me doy cuenta, porque soy muy perceptiva, que he llegado a los estudiantes cuando ellos son capaces de crear cosas nuevas. Por ejemplo, cuando ellos empiezan a preguntar y empiezan a criticar la teoría. Cuando el sujeto empieza a ser crítico con la teoría, ahí me doy cuenta que está aprendiendo.

No me gusta que mis estudiantes acaten lo que yo les digo. La rebeldía que en otros años se castigaba, hoy hay que tenerla en cuenta. Cuando por rebeldía dicen esto no me gusta por esto por lo otro, algo se está movilizando en la cabeza. Decime cuál es tu fundamento. Yo me doy cuenta que el alumno se está movilizando con su rebeldía. Cuando escucha y escribe y escribe, ya me preocupa. A mí el silencio me preocupa muchísimo, porque digo hay algo que está pasando, hay algo mal que está pasando. Si me decís dos palabras de memoria es porque no aprendiste nada. Nosotros ya sabemos de otras épocas que estudiar de memoria…  no sirve para nada.

¿Cuál sentís que ha sido tu mayor logro en tu profesión?

Mi mayor logro fue recibirme como docente,  siendo transexual. Que me hayan dado el Bono de Puntaje cuando fui a buscarlo y que se hayan quedado como dos minutos mirándome como diciendo ¿qué hacés acá? Y que me lo hayan dado… que yo hoy tenga mi Bono de Puntaje, es uno de mis grandes logros.

Es muy difícil. También es difícil para las personas que no entienden esta situación, porque imagínense que nosotras éramos personas que no nos dejaban entrar a las escuelas, no nos dejaban estudiar, y menos ejercer una profesión como esta, menos ser formadores. ¿Vos te imaginás?

Otro de mis grandes logros es que me recibí y estoy trabajando, que no soy taxista. Para pagar mis estudios yo limpiaba baños en la terminal, y llegar a ser hoy docente tendiendo la condición sexual que tengo para mí es un logro terrible. También haber cursado como trans, yo soy la primera transexual de la provincia profesora. Las demás estudiaron como varoncitos, después se montaron a los tacos. Yo no, entré montada en mis tacos a la escuela. Vine a buscar mi título con tacos. Sabés cuántos me dijeron cambiá, hacé otro cosa, pero yo no podía. Tengo vocación terrible de Profe de Lengua; soy una vieja chota pesadísima, aprovéchenme ahora que soy joven.

¿Qué particularidad tiene ser docente de alguien que va a ser docente?

Sinceramente para mí es igual. Yo hoy le doy clases a futuros formadores, por lo tanto la responsabilidad y la exigencia es máxima, porque son ellos quienes el día de mañana pueden cometer graves errores con sus alumnos, por eso tratamos de ser exigentes.

No quiero que cometan los mismos errores que cometieron conmigo. Les torturo la cabeza con la ley de identidad, con la palabra inclusión. En el caso de trabajar en Media, en CENS, trabajar con otra clase de sujetos soy igual en ese sentido, porque ellos también son formadores de su familia, de su vida, ellos también serán parte de la sociedad, serán comerciantes, serán policías, y creo que necesitan tener las mismas herramientas que puede tener un formador, por eso trato de dar lo mismo. En otro nivel, pero es lo mismo.

El sistema educativo debe ser igualitario e inclusivo ¿Te parece que es así o es solamente discurso político?

Si fuera discurso yo no estaría dando clase y vos no estarías haciéndome una entrevista. Es más, ya están siendo inclusivo al elegirme para la entrevista. Esto habla del modelo educativo y habla del modelo político que hoy tenemos.

¿Algo más para quienes van a leer tu nota?

Les agradezco a ustedes que me den la posibilidad de compartir mis ideas, de que me escuchen, que puedan darse cuenta de muchas cosas. La idea es que siga incluyendo, que sigan abriendo sus cabezas, que se les destapen los oídos, que escuchen a sus estudiantes y que se den cuenta que la docencia no es un trabajo cualquiera. Considero que la docencia es algo fundamental porque le podés abrir la cabeza a una persona o le podés construir muros a su alrededor de los que nunca más va a salir.

En mi caso yo tuve una muy buena educación hasta cierto punto. Cuando empecé a hablar y empecé a decir lo que sentía me pusieron muros tras muro y después tuve que agarrar martillos y romper de a poco los muros hasta que logré romperlos a todos. Muchas compañeras que pasaron la misma situación tomaron dos decisiones, o se fueron a otra parte a trabajar de lo que todos creemos que trabajan las trans y otras se suicidaron porque no soportaron la discriminación de la gente y menos de un docente. Imaginate un docente que castiga en la escuela, a mí me castigaron en la escuela y no fue hace mucho, te estoy hablando del 2005, a mí me hacían muchas cosas…

Yo siempre digo que no deben castigar lo diferente, no debemos excluir al diferente y debemos aceptar la diversidad. Cuando nos cerramos a las cosas diferentes, creyendo esto es así o así, nos parecemos a los tiempos de las enciclopedias y creemos que lo que está en la enciclopedia es todo lo que sabemos y excluíamos muchas cosas.

Hoy en día las personas están creciendo, están cambiando, estamos en una etapa evolutiva y hay gente distinta y cada vez más. Tenemos que aceptar, tampoco digo que los amen, pero que acepten las personas diferentes y que le den las posibilidades de hacer lo que sienten y lo que quieran. Principalmente que se hagan valer los derechos de igualdad y de inclusión. Siguen existiendo escuelas que expulsan a adolescentes embarazadas, o esas cosas… hasta el día de hoy todavía hay mucha discriminación. Esas realidades tienen que ir cambiando.

Toda la vida existieron casos de bulling y de discriminación, todos los hemos sufrido alguna vez. Pero antes no se visibilizaba. Si a un varoncito le pegaban era un maricón y si a una nena le gritaban gorda era porque lo era nomás y va a ser gorda toda su vida. El bulling y la discriminación se guardaban así y listo. Hoy gracias a los derechos humanos y gracias a muchas organizaciones que hacen muchas cosas, gracias al modelo de país que tenemos, gracias a que las cabezas de la DGE se han puesto las pilas y han dicho vamos a incluir, vamos a prestar atención que hemos hecho mucho daño.

La escuela es como la iglesia del pasado, que ahora pide perdón de estragos que ha hecho en su vida, en la mente de la gente. Yo iba a la secundaria a una escuela confesional y a mí me arrodillaban y me hacían rezar el rosario con tal que Dios me perdonara mi homosexualidad. A mí los directores me rapaban, me cortaban el pelo una vez por semana para que no me creciera porque pensaban que me iba a hacer una trenza. Y eso no lo veía la DGE.

Cuando la iglesia pidió perdón cuando quemaban a las brujas, hace poco puse en el Facebook “Somos las hijas de las brujas que no pudieron quemar”.

También tenés un programa de radio local escuchadísimo y eso te ayudó a que la gente te acepte. No es azaroso que hayas elegido tener un programa de radio, porque seguís haciendo docencia.

Sí, sigo haciendo docencia. Yo hago docencia desde que me levanto a la mañana hasta que me acuesto, es algo que para quienes tenemos la vocación docente, somos maestros todo el día, todo el día queremos enseñar algo. Tampoco es que lo sabemos todo ni podemos dar soluciones a todo, pero realmente es una linda vocación. Yo amo la docencia, amo la radio, amo que me escuchen, no sé por qué… debe ser porque antes no me escuchaban.

Fuente: Dirección de Educación Superior–Mendoza

Temas relacionados