Vila-Manzano podrán dar servicio de telefonía con Arlink

Al cierre de esta edición, la subasta de espectro para la telefonía móvil 3G y 4G llevaba nueve horas de duración. Fue en Tecnópolis, a puertas cerradas y sin que se difundieran los detalles. «No ha pasado nada anómalo. Hubo una propuesta económica en dólares para la totalidad de los lotes para hacerse con las frecuencias y en cortísimo plazo comenzar a brindar 4G», necesitó aclarar a la agencia gubernamental Télam el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, cuando el proceso seguía en marcha. El Gobierno, que tenía un objetivo base de US$ 1960 millones, no informó la cifra recaudada.

Las empresas precalificadas Movistar (Telefónica), Telecom Personal (Telecom Italia y Fintech-David Martínez), Claro (Carlos Slim) y Arlink (Manzano-Vila) habrían logrado el espectro que buscaban. Según Berner, Arlink pagó el precio base por el lote 1, correspondiente a frecuencias 4G destinadas al «nuevo entrante» en el negocio (que tiene más plazo para desplegar su red). Los lotes 2 al 7 correspondían al remanente de espectro 3G para el cual «no había puja, sino que las empresas Telecom Personal y Claro iban por lotes distintos». Y la verdadera puja se centró en los lotes 8, 9 y 10, destinados al espectro 4G para operadoras actuales. Allí, las empresas Claro, Movistar y Personal «pujaron e hicieron subir el precio», afirmó Berner.

Los cableoperadores habían acusado al Gobierno y las telefónicas de haber canjeado el acceso al negocio del cable para las telcos -previsto en el sorpresivo proyecto de ley de telecomunicaciones- a cambio de dólares frescos, que el Gobierno tanto busca y necesita. El pliego licitatorio exigía dólares, pero las circulares aclaratorias (que tienen el mismo valor que el pliego) abrieron la puerta a pagar en pesos. Allí podría seguir el detalle fijo de la negociación entre las empresas y el gobierno. Semanas anteriores, un bono en pesos con vencimiento en 2015 (cuyo uso para pagar el espectro el Gobierno habilitó en una de las circulares aclaratorias) tuvo fuertes alzas ante una fuerte y súbita demanda. De aceptar pesos, ése podría ser uno de los instrumentos de pago. Una fuente dijo anoche que las telefónicas insistirán para pagar una mitad en dólares y la otra en pesos.

A primera hora de ayer, la jueza en lo Contencioso Administrativo Federal 3, Claudia Rodríguez Vidal, había rechazado una medida cautelar pedida por Cablevisión (Grupo Clarín) para postergar el proceso. En cambio Telecentro (Grupo Pierri) sí logró una medida de ese tipo que protege las frecuencias que tiene asignadas en la banda de 700 Mhz, que ahora utiliza para dar TV paga inalámbrica y que se superponen parcialmente con la próxima telefonía 4G, pero eso no impidió que la subasta siguiera adelante.

A las 10.25, Nicolás Karavaski, subinterventor en la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNC), mostraba su entusiasmo con una foto publicada en Twitter: «Ultimando detalles con el compañero @norberbern [Norberto Berner] para la Subasta de #4G #Argentina». Y en la imagen aparecían los funcionarios, ambos militantes de La Cámpora, sonrientes. La elección del lugar, las oficinas administrativas del parque temático oficial Tecnópolis, con su colorido e imponencia, hacían prever cierta espectacularidad en el acto. También se esperó la transmisión en vivo, cosa que ocurrió en las etapas anteriores. Pero no hubo nada de eso.

Citado para las 11, el acto comenzó cerca de las 12 con un «ensayo», le siguió una pausa para almorzar y cerca de las 15, los tres apoderados (incomunicados) de cada precalificado se ubicaron en cuatro salas diferentes que funcionarios de la Escribanía General de la Nación recorrían para recoger los formularios con las ofertas económicas para cada bloque de espectro subastado. Esas ofertas eran llevadas a una quinta sala en la que funcionarios, escribano y veedores las ponían sobre la mesa. Al menos, así lo contaron a LA NACION fuentes que participaron del proceso.

La disponibilidad de más frecuencias 3G permitirá aliviar la colapsada red móvil, cuya saturación llegó a niveles ridículos que las empresas ya no negaban. Sobre todo después de varios y prolongados «apagones celulares». En tanto, la telefonía 4G o LTE permitirá dar servicios de banda ancha con mejor velocidad que la que tiene la banda ancha fija.

La subasta de espectro de ayer se basó en la legislación que será derogada cuando el Congreso apruebe la nueva ley de telecomunicaciones o «Argentina Digital», como la llama el Gobierno. Según la agencia Télam, al enterarse del rechazo a la cautelar pedida por Cablevisión, Berner confirmó el procedimiento y afirmó que «se hace a derecho y cumpliendo toda la legislación». LA NACION

Temas relacionados