Vino: campañas de tolerancia cero impactan en la industria

La campaña “Consumo responsable” encarada por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, Vino Argentino y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, tiene 5 ejes bien definidos. Aun cuando se admite que beber en exceso o irresponsablemente cualquier bebida alcohólica  “tiene consecuencias personales y sociales negativas”, también se busca poner énfasis en la defensa de la principal actividad agro industrial mendocina para sostener los niveles de consumos.

“Las campañas de tolerancia cero tienen un fuerte impacto en la vitivinicultura argentina y del mundo. Es decir se retrae el consumo en aquellos lugares donde se aplica la norma” ha dicho Guillermo García, presidente del organismos, para quien “la vitivinicultura poco tiene que ver con los excesos  porque el consumo de vino es un hábito asociado a las buenas conductas, a las comidas, a los momentos de disfrute saludables y forma parte de la dieta alimentaria de mucho de los países”. Además la disminución del consumo tiene sus consecuencias sociales, por tratarse la vid, como se sabe, de un cultivo intensivo, que en nada puede compararse con los insumos utilizados en la elaboración de otras bebidas alcohólicas.

Las muertes por accidentes viales ocasionados por conductores en estado de embriaguez determinan una estadística creciente. Por eso la iniciativa que impulsa el INV tiende a una paulatina adecuación de las normas legales para que se vayan incorporando mecanismos rigurosos que den por superado, por ejemplo, el “azar” de los controles alcoholémicos en las rutas. “Controlar el consumo de unos pocos no resuelve el problema” enfatiza. Tampoco cree Garcia en la campaña de “conductor designado” que ha impulsado el gobierno provincial.

García asegura que una de las primeras instancias podría ser la incorporación obligatoria para el transporte público (de pasajeros y de carga) de sensores que inutilicen los vehículos cuando el chofer no esté en “condiciones adecuadas para manejar”.

En agosto  de 2014, el presidente del INV presentó en Georgia una propuesta de “buenas prácticas en materia de consumo responsable y accidentología vial a los Reguladores del Grupo Mundial del Comercio del Vino (GMCV), con el fin de internacionalizar la iniciativa.  Este lunes la idea fue expuesta al conjunto de la industria vitivinícola mundial, en el marco del 37mo. Congreso Mundial de la Viña y el Vino que se realiza en Mendoza (ver nota  aparte).

También se propone “limpiar” las etiquetas de vinos de todos aquellos mensajes que confunden, y las advertencias de tipo nutricional o de seguridad de la salud o que tienen que ver con el consumo responsable estén incorporados en los códigos QR. En todo caso dejar  un simple pictograma que recomiende “beber con moderación”.

La campaña propone un trabajo inter institucional que involucre el aporte de organismos de diversas jurisdicciones públicas, empresas del sector privado y ONG.

Los 5 ejes

1-Normas de seguridad en la fabricación de vehículos. Compromete la participación de la industria automotriz. Valiéndonos de los avances tecnológicos, se propone que en un largo plazo se incorporen a los vehículos sensores que generen un corte del motor cuando el conductor no esté en condiciones adecuadas de manejar.

2- Programas de Educación. La prevención eficaz requiere un entendimiento acabado de cómo beba la gente efectivamente. En este sentido se plantea trabajar con/en diversos ámbitos: en el inicio de consumo de alcohol (nivel secundario, universitario); en el ámbito laboral; en el ámbito de la empresas de transporte público de pasajeros; en el ámbito de la Seguridad Vial y en el ámbito legislativo.

3- Campaña de social media. Comprende el trabajo conjunto con organizaciones de la sociedad civil a través de redes sociales, captando así la participación de los jóvenes adultos.

4- Convenios con publicistas y profesionales de marketing. Autorregulación sobre publicidades para que la población reciba mensaje honestos y saludables sobre la relación alcohol-consumo.

5- Códigos QR. Persigue la provisión de información por medio de los códigos QR que incluyan datos nutricionales, señales de advertencia y de consumo responsable.

 

Temas relacionados