Vinos mendocinos a China

Treinta bodegas de la provincia tendrán espacio para sus vinos en almacenes logísticos cercanos a puntos de consumo de China. Otras diez accederán a promociones comerciales. La inscripción cierra el 26 de abril. Qué son y para qué sirven los hubs.

ProMendoza abrió la convocatoria a bodegas, con beneficios adicionales. Por un lado, se seleccionarán 30 bodegas que accederán a tres meses de alojamiento sin cargo en el primer envío, adicionales a los beneficios ya ofrecidos por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI). En promoción comercial, se beneficiarán 10 bodegas seleccionadas que accederán a diversos beneficios.

Instalados cerca de los centros consumo, pueden cubrir diversos mercados. En colaboración con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, ProMendoza ofrece actualmente hubs logísticos en puntos estratégicos del comercio internacional.

Incluyen la capacidad de manejar la carga y realizar todas las operaciones para que los productos estén disponibles rápidamente en el mercado de destino. La iniciativa de ProMendoza apunta a ubicar la producción local en los mercados mundiales, teniendo un stock cerca del consumidor para reducir los tiempos de entrega.

Uno de los principales obstáculos que enfrentan las pequeñas y medianas empresas (pyme) de Mendoza para competir en el mundo son la logística y la distribución. Ofrecer plazos de entrega cortos y facilitar la compra de importadoras distribuidoras e intermediarios mejoran mucho su competitividad.

Una de las mayores desventajas competitivas que tiene Argentina es la distancia hasta los principales centros de consumo mundial, situados en Hemisferio Norte. Al ser Mendoza mediterránea, disminuye aún más la competitividad porque hay que traer el contenedor desde el puerto, cargarlo y finalmente reenviarlo con la mercadería al puerto para que salga a destino.

La importancia de los hubs

Además de precios más altos, esta operación demanda mucho tiempo. Para llegar a Dubái hay 50 días por vía marítima, lo que sumado al transporte terrestre, más imponderables o demoras, hace que el plazo de entrega pueda extenderse hasta 75 días desde que un producto sale de Mendoza y llega al Golfo Pérsico. Arribar a China tampoco es breve. Puede llevar 45 días, y a Estados Unidos, 35, desde la carga del contenedor en Mendoza.

Así, para compensar la falta de competitividad por distancia y tiempo de entrega, se recurre a los hubs logísticos o almacenes. Desde ellos, la mercadería llega a los distribuidores en 48 a 72 horas. Además, pueden fraccionarse las entregas en cantidades menores a un contenedor, lo que optimiza el uso de los recursos financieros por el comprador y hasta permite la venta por el canal de e-commerce.

El primer contenedor de vinos llegó al almacén del hub en Shanghái un día antes del año nuevo chino (5 de febrero de 2019). Estando operativo luego de la festividad, ya se ha vendido el 50% de lo enviado.

El hub de Dubái es el punto de distribución para países del Golfo Pérsico. Al inmenso y tecnológico complejo logístico de Jabel Ali en Dubái ya se envió ciruela deshidratada. Es el punto de despegue también para otros mercados vecinos del Golfo Arábigo y por eso se realiza allí un etiquetado especial de acuerdo con cada país.

Ya está contratado el hub en Singapur, punto más importante para llegar a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), formada por 10 países como Filipinas, Tailandia, Vietnam, Myanmar o Birmania, Brunéi, entre otros, que reúnen entre 600 y 700 millones de personas.

Otro punto de desembarco previsto es Amberes, puerto importantísimo de Bélgica, que permitirá vender vinos, ajos y otros productos mendocinos a Francia, Alemania, Países Bajos, Italia, España y Suiza.

Comentar

comentarios

Temas relacionados