¿Volvamos a viajar? 4 razones para planificar un viaje hoy

Una de las actividades económicas y culturales más afectadas por la expansión del COVID-19 es el turismo. Estos meses de encierro nos impidieron realizar una de las actividades más sanadoras que existen: viajar.

Si bien la situación de las fronteras en América Latina es especialmente complicada, esto no nos impide planificar un viaje para el futuro. Con el precedente del turismo europeo, aparecen las esperanzas de poder hacerlo pronto.

En este artículo, te contamos cuatro razones por las que, empezar a planificar un viaje ahora, es una buena opción.

 

1.Viajes económicos y flexibles

Nuestra casilla de correo recibe constantemente ofertas de vuelos, lo que hace que nuestro deseo de saber cuándo abren las fronteras para volar aumente.

Ocurre que no solo se trata de vuelos económicos, sino que, a diferencia de años anteriores, la mayoría de las aerolíneas ofrecen pasajes flexibles. Esto quiere decir que, ante cualquier eventualidad, se pueden realizar cambios en la programación del vuelo, hasta 24 horas antes.

Tanto aerolíneas como hoteles nos ofrecen la seguridad de saber que, ante cualquier imprevisto, podremos modificar el pasaje o cancelarlo de ser necesario y no perder el dinero.

 

2.  Salud mental

Nos resulta extraño pensar en viajar cuando el planeta atraviesa una crisis producto de una pandemia sin precedentes. Sin embargo, no es poco acertado considerar unas vacaciones, teniendo en cuenta los niveles de estrés que desarrollamos durante el confinamiento.

La OMS define a la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Por eso, es importante prestar atención a los niveles de preocupación y estrés que nos dominan. Por otro lado, tener un plan a futuro, nos impulsa para continuar y soportar la rutina.

Y, si de salud se trata, es importante aclarar que todos los sitios turísticos mantienen los protocolos sanitarios recomendados para la seguridad de los turistas. Además, también debemos tener en cuenta que la mayoría de los países solicitan contar con un seguro de asistencia al viajero para cubrir cualquier eventualidad.

 

3. Menos concurrencia

¿Pensaste en lo maravilloso que debe ser visitar las Pirámides de Giza en Egipto o las de Teotihuacán en México? ¿Te dan ganas de subir el cerro Pan de Azúcar y tener una vista privilegiada de Río de Janeiro?

Ahora, imagina todos esos lugares sin multitudes de turistas, interrumpiendo tus pensamientos y tu vista. Tanto la disminución de los viajes como la necesidad de tomar las ya conocidas medidas de protección sanitaria, han terminado con las aglomeraciones.

Para los que aman contemplar todo a su alrededor en cada paso, es un excelente momento para tomarse unas vacaciones.

 

4. Ayudar a la economía local

Muchas ciudades o, incluso, muchos países, basan su economía en la actividad turística. A la hora de elegir un destino, es importante considerar ese detalle. También, es fundamental apoyar a los comercios locales y familiares que son los más afectados por la pandemia.

Por último, para contribuir con aquellos destinos que nos reciben, no podemos olvidar atender a las medidas sanitarias, como el uso de tapabocas y el mantenimiento de la distancia social.

 

Comentar

comentarios

Temas relacionados